Toallero eléctrico: adiós al frío de tus duchas

Cuando llega la época invernal y el momento de ir a la ducha, nos cuesta mucho esfuerzo desvestirnos si nuestro baño está frío y si nuestras toallas o albornoces aún están mojados... con un toallero eléctrico podemos solucionar este detalle y con ello facilitarnos la vida y cuidar de los nuestros, utilizando la electricidad a nuestro favor, calentando la estancia y secando las toallas húmedas, obteniendo así, el confort y el bienestar tan deseado.

Pero... ¿qué tecnología se podría utilizar para calentar las toallas?

Pensando, pensando... ah! ya lo sé! Un toallero radiador eléctrico!! ya que con él, conseguimos calentar el lugar donde nos encontremos (baño, habitación...) y a la vez, quitar la humedad del ambiente y de nuestras prendas (toallas, albornoces...).

¿Y por qué un toallero enchufado a la electricidad?

Pues porque los eléctricos son más fáciles de fijar en la pared, enchufarlos y ¡voilà! ya se pueden usar!

Admiten su colocación en baños, habitaciones o cualquier otro rincón de la casa que se os ocurra, al ser planos ocupan poco espacio físico, existen varios tamaños, distintos diseños, materiales, colores, alturas, forma de los tubos, marcas, con una rapidez de secado distinto, la temperatura es regulable, apenas consume electricidad y es un elemento de decoración atractivo y útil a la vez.

¿Qué es un radiador secatoallas eléctrico y cómo funciona?

Es un utensilio que puede o no constar de agua que posibilita la difusión de aire caliente, propiciado por la electricidad de la que se alimenta. Si precisa instalación de agua, tendrá que estar conectado a una toma de agua pero si no la requiere, solamente necesitará estar enchufado a la electricidad.

El calor que libera de forma controlada y constante, con la limitación de hasta donde hayamos programado su actividad, asegura el mantenimiento de la temperatura y evita la formación de vaho y humedad.

Recordad, que el calor residual una vez apagado o terminada la programación que le hemos indicado, también es valiosa, ¡y ésta no consume!.

Por lo que se podría decir, que es un aparato funcional y práctico, sin obligación de realización de 'obra' si no necesita agua.

En qué fijarme antes de comprar un toallero eléctrico

Podemos fijarnos en:

  • El espacio necesario para colocarlo.
  • Los watios soportados por nuestra conexión eléctrica y potencia eléctrica del aparato (calculad sobre 90-100 watios/m2 del lugar donde lo situéis y añadirle un 20% más de watios que se consumirán para calentar las toallas o albornoces que coloquemos encima) .
  • Material del que está compuesto, durabilidad, diseño, acabado.
  • Tratamiento antióxido y mantenimiento del útil.
  • Cuánto tiempo tarda en coger la temperatura deseada, máxima temperatura a alcanzar y cuanto tiempo de conservación del calor posee.
  • Protección frente al sobrecalentamiento.
  • Cuántas personas lo usarán.
  • Espacio y materiales de la estancia donde será instalado (pared, tabique).
  • Consumo, precio, garantías y certificaciones.

En resumen, todas las características que se adapten a nuestras necesidades, ahorrando energía y espacio a la vez que conseguimos la máxima comodidad y bienestar.

Tipos de toalleros eléctricos

Son muy diversos, pero os destacamos tres de ellos, con un precio muy asequible y envío rápido desde España, echadle un vistazo en los enlaces que os indicamos a continuación:

Toallero eléctrico Barcelona cromado 250W

Toallero radiador eléctrico Farho cromado 400W

Toallero radiador eléctrico Farho Antracita 800W

Sin más, rememorar lo provechoso que resulta tener un toallero en casa estando tus toallas o albornoces, siempre listos para usar, ¡ya no estarán húmedos! y que decir de la temperatura ambiental, mejorará mucho con el calentamiento de la estancia y de sus habitaciones colindantes.

Aprovecha, compra y danos tu opinión!